jueves, 6 de septiembre de 2012

Tratamiento de las Hemorroides ¿Cuando operar?

  

Todo el mundo sabe que son las hemorroides y que están presentes en todos los individuos de forma natural, es por ello que se habla de estas cuando se desplazan hacia abajo y son visibles o producen síntomas. Hay que tener esto muy presente ya que aunque sean visibles, en ausencia de síntomas, no se debería realizar tratamiento alguno, y mucho menos, esas grandes cirugías que se acompañan de un postoperatorio doloroso.
   Por otra parte muchas de las molestias ano-rectales que presentan los pacientes son atribuidos erróneamente a las hemorroides, es por ello que hay que realizar una exploración minuciosa para determinar el origen real de los síntomas e intentar dar la solución menos cruenta para el paciente.
  Desde mi punto de vista creo muy importante realizar una buena historia clínica en la que el paciente exprese sus síntomas y temores, con el fin de poder darle la solución más sencilla y menos agresiva, es decir pensar en el beneficio del paciente más que en el beneficio del cirujano.
  Debemos intentar, en primer lugar, combatir los síntomas hemorroidales con medidas naturales, esto es aumentando la cantidad de fibra en la dieta e ingesta de abundantes líquidos, con el fin de reducir los esfuerzos al defecar. Es conveniente también evitar los alimentos especialmente irritantes para las hemorroides (cafeina, picantes).Es bueno acompañar estas medidas dietéticas con ejercicio, éste debe ser moderado y evitar siempre aquellos que aumenten la presión abdominal.
  El segundo aspecto es la utilización de cremas que van encaminadas a disminuir los síntomas de las hemorroides, disminuyendo sobre todo el edema y la inflamación. Es importante recalcar que no sirven para tratar la rectorragia o el prolapso y tan sólo deben emplearse durante unos días. El uso continuo de estas cremas puede llegar a producir una verdadera dermatitis perianal de difícil tratamiento.
  Hoy en día están cobrando un especial interés los comprimidos venotónicos que aumentan el tono venoso y reducen el edema hemorroidal.
  En cuanto a los tratamientos invasivos, desde mi punto de vista, siempre y cuando sea posible, hay que comenzar con los menos agresivos para el paciente, entre ellos puede ser una buena opción la esclerosis, cuando se trata de hemorroides grado I-II y en algunos casos de grado III. Otra buena opción que tampoco precisa de anestesia y se puede realizar en consulta con pequeñas molestias para el paciente es la ligadura con bandas.
  Si todo esto no funciona y el  paciente presenta síntomas, sobre todo en hemorroides grado III-IV, se puede realizar un tratamiento quirúrgico, en el que se elimina el tejido anormal intentando dejar las menos cicatrices posibles, en nuestro caso preferimos usar el laser ya que éste produce un menor daño en los tejidos, disminuyendo así el riesgo de inflación posterior.
  Como ya he comentado anteriormente la cirugia debe estar orientada sólo a casos síntomas y buscando el beneficio del paciente, no el del cirujano. clinicaillanes

1 comentario:

  1. Te gustaria compartir tu post en el blog de nuestra pagina tratamientosdehemorroides.com??

    ResponderEliminar